Menú

En Colombia es un ícono el motorizado promotor que incorpora un megáfono o desde mi ignorancia en este tema podría consistir en un sistema de avanzada tecnología de sonido que deambula por las calles ofreciendo hamburguesas, sánduches, chorizos, papa criolla, e infinidad de productos de todos los colores y sabores en zonas bastante transitadas de las ciudades; este genial método de promoción y mercadeo repite un divertidísimo mensaje el cual enuncia: “¿a cómo?, a $1000”, bueno con la inflación en la actualidad es a $2000, pero en sus inicios la sonoridad del a mil enganchaba a cualquiera,  cabe decir también que luego de escucharlo 20 veces en un minuto estacionado en la esquina se quiebran los nervios del que sea.

A esta altura de su lectura me imagino que se está preguntando: ¿qué tiene que ver esto con las pastillas de freno de mi vehículo?, y bueno debo responderle que quise hacer una comparación para muchos odiosa con el mercado autopartista en la línea de frenos.

Es sorprendente encontrar en negocios de repuestos n mil cantidad de marcas de pastillas de frenos, a precios inimaginables, de marcas desconocidas o como las llamo yo, “pollito chicken” sin ninguna trayectoria o prestigio por su calidad, pero es más sorprendente ver cómo los usuarios de los vehículos ignoran la importancia de adquirir un producto de buena calidad y de la que en gran parte dependerá su seguridad y hasta su vida.

No creo que haya necesidad de adentrarnos en explicar la función de las pastillas de freno en el vehículo, lo que sí es decir que de su buen estado depende la capacidad de crear una fricción capaz de parar la rotación del disco para una buena distancia de frenado, y ¿cierto que esto en un momento de emergencia es importante?.

Además tenga en cuenta su forma de manejar, si su modo de conducir es como adolescente con carro nuevo, creo que es importante chequear el estado de sus pastillas periódicamente, sumando que en ciudades como Bogotá la frecuencia de frenado es mayor que en lugares con menor tráfico, por todo lo anterior la calidad de las pastillas es absolutamente determinante.  Por último solo quiero dejarle esta reflexión, en el mercado siempre encontrará pastillas baratas, pero por un segundo piense en que estas pastillas de baja calidad pueden generar mucho ruido, su ciclo de vida es menor, causan desgaste prematuro en otras piezas del sistema de frenos que en la mayoría de caso son costosas, no absorben o disipan el calor eficientemente y a largo plazo eso se traduce en sacar más platica de su bolsillo.  Siga conectado con nuestro blog, en mi próxima entrada hablaré de las diferentes calidades de pastillas y sus beneficios.  Si se le abrió el apetito con mi introducción asómese por su ventana, quizás pueda visualizar el “¿a cómo? A  2000” más cercano.

 

 

Deja un comentario

Añadir un comentario

¡¡Pronto llegaran nuevas importaciones!!! Descartar